Skip to main content

Full text of "Recursos para la Escuela Sabatica"

I Trimestre de 2008 - "El discipulado" 
Lección 7 

Preparación para el discipulado 

9 al 16 de Febrero de 2008 

Resumen de la Lección de Escuela Sabática 



tJ=t!4¿.MdJhdrli1l 



"Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. Ni se 
enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que 
están en la casa. Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas 
obras, y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos" (Mateo 5:14-16) 



Saber que juzgar es prerrogativa divina, por tanto nosotros, si se nos requiere opinión algu- 
na, consideremos el privilegio de hacerlo sin pretender siquiera emitir misericordia, que to- 
do esto de Dios procede. 

Sentir que en Cristo humildemente podemos reflejar y compartir su carácter, y no emitir jui- 
cios. Aun en el apostolado la naturaleza tiende a ello; pese a las penurias y exigencias que 
implica; pero solo Cristo posee y merece toda la autoridad y la gloria que esto exige. 
Elegir y decidir incursionar en el apostolado, claros y entendidos en que no será nada fácil, 
pero ciertos en la victoria porque el adversario ya ha sido derrotado. 



DlSiQiQlül^ 



El ideal divino de la perfección no surge como algo emergente a raíz del pecado. La perfección 
es distintiva del carácter divino. Y al presentarlo como un ideal en el discipulado. Cristo lo pro- 
pone como característico de la identidad cristiana, fundamental en la experiencia cotidiana de 
quienes han sido elegidos particularmente en el desempeño específico de un ministerio tan sa- 
grado como el apostolado. Como emisarios del plan de salvación, estamos todos inmersos en 
el compromiso divino de la redención de la humanidad, aunque el ideal divino no infiera privile- 
gios ni rangos. La luz que reflejamos nos da la calidad de luminaria que somos. 

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 \^^^^^^^^^^^^^^^^^^m 

1. Apóstol o discípulo: ¿En qué difieren el discipulado y el apostolado cristiano? El 
discípulo tiene el privilegio de serlo a su elección, pero el apóstol es privilegiado por su 
maestro para recibir una instrucción específica de la misión. En la intención divina de 
salvar a la humanidad. Cristo vino específicamente a eso, pero era necesario delegar 
la encomienda de compartir a otros la gran noticia redentora, y solo en la experiencia 
de quienes están dispuestos a pagar el precio del discipulado e ir mas allá puede tras- 
cender la identidad ética cristiana de un apostolado. 

Ca Mateo 10:1; Marcos 3:1 -1 8; Lucas 6:1 2-1 6; 

2. Lo ético, un ideal cristiano: ¿Cuan importante es tener un ideal en la experiencia del 
cristiano a fin de cumplir su apostolado? La perfección, aunque como ideal ético se 
busca desesperadamente, en la identidad distintiva del cristiano solo ha de ser una 
experiencia satisfactoria de cumplir un servicio especifico dentro del apostolado salvífi- 
00. Por tanto ésta no es el ideal, sino Cristo; cuya ética eterna no cambia y a la que to- 



do cristiano genuino aspira en su lucha diaria por servir con calidad y eficiencia, pre- 
parándose a los pies del IVIaestro, como un verdadero apóstol en profesión de fe. 
CQ Mateo 5:1,13-16 -7; Apocalipsis 1 4:6-1 2. 

El querer y el hacer lo ético: ¿Es suficiente el querer estar con el IVIaestro para hacer 
lo ético? Muchos seguían a Jesús y por supuesto gran número de ellos permanecieron 
a su lado constantemente apoyando su ministerio, incluso mujeres, pero el privilegio 
del apostolado se asignó a quienes estuvieron dispuestos a asimilar toda la instrucción 
apropiada para cumplir la misión en una función específica del plan redentor. Y "el 
querer como el hacer" provienen de Cristo pero el tomar la decisión de elegirlo es 
nuestro y esto se hace evidente en los frutos del hacer "por su buena voluntad" por 
tanto; para ejercer un verdadero apostolado, no basta querer, sino actuar decidida- 
mente en el hacer la voluntad de Dios. 
CQ Filipenses2:13; Mateo 7:1-5; 15 -20; 24-27. 

Perseverar y confiar: La encomienda del cristiano de cumplir la misión evangelizado- 
ra, ¿puede efectuarse sin una preparación previa? No. Cristo mismo nos dio ejemplo, 
además de haber compartido por algún tiempo, en su compañía y sus enseñanzas con 
sus discípulos: pasó la noche orando antes de elegir los que serian sus apóstoles. Ge- 
neralmente observamos que después de sus presentaciones publicas, en reuniones 
privadas con ellos presentaba con mayor amplitud las enseñanzas, y en forma especi- 
fica refería, no solo los logros que se esperaban sino también los desafíos, riesgos e 
impedimentos que enfrentarían, por lo que debían perseverar y confiar plenamente; no 
en sus habilidades y conocimientos, sino sólo y únicamente en el amor y poder divinos. 
Ca Mateo 4:19; 9:35-37; 10:1,5-11:12. 

Embajadores del reino: ¿Por qué Jesús dijo "Regocijaos que vuestros nombres están 
escritos en ei cieio"? Los que fueron enviados antes que Jesús pudiera llegar a algu- 
nos lugares y ciudades para que ejercieran su apostolado activo en poder y fe por el 
Espíritu Santo, volvieron emocionados y se gozaron en cumplir su misión. Sin embar- 
go, la advertencia que Jesús les hizo de no emocionarse al respecto, es para ense- 
ñarnos que el cumplir activamente, con grandes logros, nuestra misión, no es garantía 
de salvación. Cristo es nuestra única garantía; pero debemos empeñarnos esforzada- 
mente en su obra, y llenos de su Santo Espíritu trasmitir su propósito como verdaderos 
embajadores del reino celestial, para que nuestro nombre este escrito en el libro de la 
vida. Esto es lo importante y lo urgente. Cristo viene pronto. ¿Le estamos dando al 
mundo, el sabor que él espera? 
m Mateo 5:14-16; Hechos 1:8; 11:21-30; 13:1-3; 1 Corintios 9:19-22. 



La seriedad, la importancia y la urgencia de la llegada de Jesús para Juan el bautista, como pa- 
ra los discípulos y apóstoles en sus días como para los nuestros, tiene tal relevancia que no 
debemos descuidar. El mismo poder que se les dio a ellos, está disponible para nosotros, a fin 
de que humildemente sometidos a su influencia santificadora; influyamos en otros, a compro- 
meterse en el discipulado genuino, que trasmite la luz de verdadero apostolado: 1) Aprendien- 
do cada día a los pies del Maestro, por su Palabra y la comunión de fe. 2) Trabajando es- 
forzadamente en el cumplimiento fiel de la misión. 3) Trasmitiendo la luz de la verdad por 
un estilo de vida, que dignifique el nombre de Dios, refleje el carácter de Cristo y atraiga 
a otros a su luz. ¿Que es lo mas importante y urgente para ti; ganar números al cumplir la mi- 
sión, o que tu nombre esté escrito en el libro de la vida? 

Resumen de la Lección de Escuela Sabática 

© Cora Duma de Villarreal